Categorías
Vida

Salir de la cueva

Salir de la Cueva

Una planta necesita echar raíces al suelo para poder emerger vigorosa en busca de la luz del Sol.  En ese sentido, la planta sabe de alguna forma hasta qué punto echar estas raíces y emerger, siguiendo echando raíces en el proceso. Así también pasa con las personas; sabemos de alguna forma en qué punto de nuestras vidas somos capaces de ir por algo que está más allá de nosotros pero donde, de alguna forma, eventualmente nos acercaremos cada vez más. Aún así, a veces estas señales son ignoradas y no les damos cabida a esos rayos de sol que claramente harán crecer y, consecuentemente por evasión, no hay desarrollo.

Este año mi consigna ha sido “Salir de la Cueva”, una frase que leí hace ya mucho tiempo en una revista (que aún conservo) en donde prepararon un número completo para Soda Stereo como respuesta a su eventual disolución. En una sección, a Cerati le hacían un cuestionario bien misceláneo y una de esas preguntas era: ¿Qué le falta al rock nacional para llegar a su máxima expresión?, a lo que respondió: “Salir de la cueva. Y creatividad”. Desde siempre eso de “Salir de la Cueva” rondó mi mente pero no fue hasta este 2020 en donde me lo tomé en serio. Y bueno, aquí estoy escribiendo como testimonio de lo complejo que es a veces fluir con el curso natural de las cosas, esas resistencias  que van saliendo por miedos, inseguridades o cualquier cosa que tome forma de freno. Así que la mejor forma de tomar acción es justamente, Salir de la Cueva.

Ya lo dijo Carlos Castaneda: “Todos los caminos son iguales, no nos llevan a ninguna parte. Por lo tanto, ¡elige un camino con el corazón!”.

No importa la especie, el tamaño ni el origen de la planta, cuando están las condiciones mínimas, una cosa es segura: Una planta crece sólo si se permite crecer.

Una respuesta en “Salir de la cueva”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *